Sitio Web Oficial de Candenosa (Cantabria)
Este sitio web utiliza cookies analíticas para mejorar los hábitos de navegación. Si está de acuerdo siga navegando. Más información

Poesías de Jesús Fernández

 

Jesús Fernández, nacido en Candenosa, nunca ha olvidado sus orígenes y siempre que sus obligaciones se lo permiten aprovecha para regresar y disfrutar del entorno, y como no, a realizar trabajos como el que podemos leer aquí.

  •       Canto a Candenosa
  •  
  • Mi pueblo es el más pequeño
  • donde la vida es placer
  • recuerdos de Candenosa
  • nostalgia de mi niñez.
  •  
  • Momento inolvidable
  • que yo presente tendré
  • los gallos en el corral
  • cantando al amanecer
  •  
  • Cinco vecinos había
  • incluida mi casa también
  • el tío Gregorio y Liberio
  • Antonio y mi tío Manuel.
  •  
  • En Candenosa, señores,
  • No es porque lo diga yo
  • la gente era campechana
  • y cada cual el mejor.
  •  
  • De Barcelona a Coruña
  • de Sevilla a Santander
  • no hay terreno en toda España
  • con más belleza que ver.
  •  
  • Nostalgia de las tertulias,
  • comenzaban de nueve a diez
  • en casa de la tía Emiliana,
  • maravillosa mujer.
  •  
  • Se hablaba y se comentaba
  • un chiste y otro también
  • y se entonaban canciones
  • que acompañaba el rabel.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010.
  •  
  •  
  •  
  •       A Candenosa
  •  
  • Tú, que me viste nacer,
  • dijiste un día llorando:
  • Aquí todos emigráis,
  • ¡qué solita me estáis dejando!.
  • Hoy contigo volvemos
  • y te decimos llorando,
  • todo lo que más queremos
  • atrás se nos va quedando.
  •  
  • Pueblecito acogedor,
  • hecho de piedras y barro,
  • de retorcidas vigas
  • y apimentonadas tejas,
  • para que tú no te pierdas
  • hoy venimos a traerte
  • nuestro granito de arena.
  •  
  • Con crudeza saqueado,
  • hasta dejarte desnudo,
  • tiempo pasaste olvidado
  • siendo un pueblo cojonudo.
  •  
  • Presumías, y era justo,
  • de cosechas y buen fruto,
  • de paisaje y de colores.
  • Ni la Rocío Jurado
  • ni la misma Lola Flores
  • tuvieron tiempos mejores.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010.
  •  
  •  
  •  
  •       A Peñamora
  •  
  • Casi besas el cielo.
  • Alegría verde en verano
  • manto blanco en el invierno.
  • Escuchas el canto del pastor
  • entre el gemido del viento.
  • Eres centinela del lugar
  • y vigía de mi pueblo.
  •  
  • Te instalan generadores,
  • aquí llamados molinos,
  • y no ponen uno sólo
  • que así lo requiere Eolo.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010.
  •  
  •  
  •  
  •       Canto a Moroso
  •  
  • Sin olvidar a Moroso
  • en las tertulias de antaño
  • cantábanse allí canciones
  • más que días tiene el año.
  •  
  • Los jóvenes de Moroso
  • eran buenos cantadores
  • envidiable era su voz
  • por todos sus alrededores.
  •  
  • Algo yo canté con ellos
  • y con aquella voz bravía
  • eco hacían nuestros sones
  • en el monte Costumbría.
  •  
  • De la Laguna al Calero,
  • atravesando el Hayal,
  • en Moroso se abrían ventanas
  • para escucharnos cantar.
  •  
  • Del buen humor que reinaba
  • hacíamos fácil derroche
  • cantando por los caminos
  • de la mañana a la noche.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010.
  •  
  •  
  •  
  •       Al camino de Serranaya
  •  
  • Camino de Serranaya
  • pensaste en ser carretera
  • pero la gente se fue
  • y quedaste como eras.
  •  
  • Son sorpresas del destino
  • de natural asombroso
  • y así se quedó en camino
  • en el desaparecido Moroso.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010.
  •  
  •  
  •  
  •       A Moroso
  •  
  • Por Moroso voy paseando,
  • al fondo Valderredible.
  • Mi niñez recordando,
  • todo parece imposible.
  •  
  • Sumergido en la pobreza
  • sólo queda tu quietud
  • quietud de historia robada
  • por el valor de tu piedra.
  •  
  • Sólo la fuente aquí suena
  • iglesia, casas y escuela,
  • quien os conoció recuerda
  • y con los recuerdos sueña.
  •  
  • Fuiste alegre y bullicioso.
  • Con pereza abandonamos
  • labradas tierras y prados,
  • hoy, joven bosque y matojo.
  •  
  • La soledad y olvido,
  • trocó bullicio en sosiego
  • que a malvados alertó,
  • para enterrar lo vivido.
  •  
  • No resististe, Moroso,
  • abandonos y desprecios,
  • ni el inmerecido acoso
  • de avaros con solideo.
  •  
  • A ti acude, hoy, el poeta,
  • a ti su canto hoy dedica,
  • y para volverte a la vida,
  • a tus enemigos reta.
  •  
  •       Jesús Fernández, Febrero 2010 - Julio 2014.